Motivación enológica

Buscamos la mejor expresión de los viñedos de altitud

Motivación enológica en Cara Nord
La enología de Cara Nord Celler tiene, como razón de ser, la obtención de la mayor expresión posible de las viñas de altura de donde provienen sus uvas. La preservación de este carácter de altitud, la fruta, la mineralidad, la acidez, la concentración, la vivacidad, y la audacia de estos racimos debe ser preservada y potenciada por la práctica enológica diaria.

Los vinos de Cara Nord Celler tienen vocación de devenir selectos y buscan más la sutileza que la potencia. Conseguir una tanicidad elegante es prioritario y por ello es muy importante cosechar en el momento óptimo de maduración y, a la vez, controlar la maceración y la extracción de las pieles.

La fermentación tiene lugar en depósitos de inoxidable y diferencia cada variedad con protocolos de trabajo diferentes.
En el caso del vino blanco se hace un proceso de crianza sobre lías finas durante unos 3 meses para potenciar la complejidad en boca.
La crianza de los vinos tintos se efectúa con maderas seleccionadas de roble francés evitando que este tenga un protagonismo excesivo.
Se trabaja una enología que busca la elegancia y profundidad de los vinos, respetando la fruta, el carácter fresco y la tensión que ofrecen las viñas de altura, una tanicidad pulida y una nariz abierta de notas francas.
No hay reglas fijas en la enología de Cara Nord Celler y cada vendimia se debe comenzar de nuevo; una nueva climatología, una nueva uva y un nuevo factor humano que obliga a la búsqueda continua del equilibrio.
La vinificación la dirige Tomàs Cusiné.

13131293_476233245834636_9085324636627852923_o

 

El nuevo Cara Nord trepat en tinaja.